Recientemente, Facebook retiró de Instagram la posibilidad de ver los ‘Me gusta’ que reciben las cuentas, ¿qué implicaciones trae esto para el negocio y, aún más importante, para las personas?

El 15 de noviembre, Facebook cumplió lo prometido: eliminó los “Me gusta” de las cuentas de Instagram. Al parecer, las pruebas realizadas desde mayo tuvieron efectos positivos y, al final, pasó lo que los influenciadores más temían. Razones para tomar esta decisión hay muchas, pero nos queremos enfocar en dos que nos parecen las más relevantes: la psicológica y la económica.

Empecemos por la cabeza. Para los jóvenes de hoy en día, nada genera más ansiedad que no tener la atención que ellos esperan en sus canales digitales. Un mensaje leído sin contestar, una foto sin interacciones, un video sin reproducciones, entre otros, puede llevarlos a depresiones y problemas psicológicos de los que podrían no se recuperarse.

Previendo que esto podría convertirse en un problema aún más grave, Facebook decide retirar los “me gusta” de Instagram y pide a sus usuarios que se enfoquen en mejorar las interacciones a través de una presencia orgánica fuerte, que garantice que las personas compartan y comenten las publicaciones. Todo esto para hacerlo menos estresante y bajarle a la ansiedad a sus usuarios.

Ahora hablemos del bolsillo, otra de las razones de esta decisión. Tiene que ver con la competencia entre influenciadores. Muchos de ellos ajustan sus tablas tarifarias a partir de la cantidad de “Me gusta” que reciben en sus publicaciones. Esto ha dado lugar a dos fenómenos: por un lado, la inflación de los precios que se cobran a las marcas y, por otro, los influenciadores con más trayectoria y, en general, con más “Me gusta”, reciben la mayor parte de la torta publicitaria mientras que a los nuevos creadores les tocan las migajas. En ninguno de los dos casos, es una medida correcta de la influencia real de la cuenta. Por no hablar de los falsos “Me gusta”.

Con el nuevo sistema sin “Me gusta”, Facebook busca equilibrar la balanza y que les toque algo de la torta a todos. Se está buscando crear un nuevo sistema que no esté sustentando solo en “Me gusta”, que pueden ser comprados en bodegas de robots, sino que permita ver el impacto real que tiene el influenciador sobre sus seguidores.

Puedes leer también: Escoger influenciadores para su marca ¿un juego de azar?

Teniendo en cuenta este par de argumentos, tanto psicológico como financiero, las marcas, empresas y emprendedores deben buscar y ajustar sus objetivos publicitarios y comunicacionales buscando ser relevantes con un contenido que genere mucha más interacción de calidad. Adicionalmente, este nuevo sistema obligará a ser más precisos a la hora de buscar los influenciadores que mejor se ajusten a su negocio, en lugar de preferir por defecto a los que tengan más “me gusta’ en sus perfiles.

En conclusión, el contenido va a tomar aún más relevancia, debe ser llamativo, interactivo y con un objetivo en mente que permita a los seguidores apropiarse de él. Para despedirme, les pido que compartan y comenten qué opinan ustedes, porque la ansiedad no me va a dejar dormir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here